Logo de Amnistia Internacional
CABECERA

Secció Espanyola | Illes Balears | Mallorca

Formulario para buscar dentro de la web de Amnistía España
CONTENIDO

Inici  Notícia

Notícia
Mallorca. 09-03-18
8 de Març: Dia Internacional pels drets de la Dona
Haz clic para ampliar
Autoria de l'imatge: Diario de Mallorca
Haz clic para ampliar

LAS CONQUISTAS DE LAS MUJERES

Movimientos con nombre propio convertidos ya en símbolo para millones de mujeres.


Amnistía Internacional Illes Balears se sumó el 8 de marzo a las 20.000 personas que se manifestaron en Palma para exigir medidas efectivas contra la discriminación de las mujeres. Las mujeres han dicho "basta" a todas las caras del machismo en una jornada que ya se ha convertido en movimiento global. Difundamos los logros alcanzados en distintos lugares del mundo, sumemos las luchas ¡Viva el 8 de marzo!

Este año hemos celebrado el “ Día Internacional de la mujer" con el empuje de las masivas movilizaciones que se han sucedido en 2017, y con el aliento de tantas mujeres valientes que han plantado cara a quienes vulneran su dignidad, ya sean hombres poderosos o los propios gobiernos. Son luchas a las que las mujeres han puesto nombre y las han hecho globales con frases ingeniosas que resumen en muy pocas palabras historias de ataques a su dignidad y a su vida. Movimientos con nombre convertidos ya en símbolo para millones de mujeres.

 

La Marcha de las Mujeres estadounidenses en favor de la igualdad, denunció las políticas discriminatorias del presidente Trump y “contagió” a las mujeres de otros continentes, identificadas con esas mismas demandas. #YoTambién se convirtió en el grito de guerra de millones de mujeres en todo el mundo para denunciar el silencio sobre sus experiencias como sobrevivientes de la violencia sexual, contra la tendencia a culpar a las víctimas y contra la impunidad de los agresores.

Ni Una Menos llamaron las mujeres de América Latina al movimiento con el que llenaron las calles de ciudades de Argentina, de Chile, de Uruguay, de Perú y de México para denunciar los feminicidios y las agresiones a mujeres y niñas. Y cuando en España gritamos este mismo lema, estamos exigiendo acabar con la violencia de género.

Lunes Negro dijeron las mujeres en Polonia cuando se sumaron, vestidas de negro, a las multitudinarias protestas que consiguieron bloquear el proyecto de ley que restringía aún más el acceso al aborto legal y sin riesgos en su país, aunque todavía hoy necesitan nuestro apoyo porque los movimientos pro-vida han vuelto a introducir en el Parlamento su nefasta propuesta.

En Irán, quitarse el velo es también sacudirse el miedo, y cada vez más mujeres secundan la campaña de los Miércoles Blancos con la que denuncian el uso obligatorio del velo y las agresiones que sufren si incumplen la norma. Publican sus fotos y vídeos agitando pañuelos blancos en las redes sociales. Son mujeres como Shaparak, Vida, Azam o Maryam, que por defender su dignidad y el derecho a la libertad de expresión han sido atacadas violentamente y están detenidas.

Extender los derechos. Esta es la solidaridad de las mujeres. Compartir las luchas y los logros y querer que cada derecho conquistado lo sea también para todas las mujeres que aún no los tienen. Cuando el pasado agosto celebramos la despenalización del aborto en Chile pensamos al mismo tiempo en las mujeres de El Salvador, Nicaragua, de Honduras, de República Dominicana o de Haití, que todavía siguen peleando por lo mismo. Y cuando el 15 de febrero de este año nos felicitamos porque Teodora quedara en libertad después de que finalmente se le conmutara la pena de 30 años a que había sido condenada bajo la cruel legislación antiaborto –había cumplido ya 10 años de cárcel-, recordamos a las 27 salvadoreñas que todavía siguen presas acusadas de ese mismo cargo.

Las mujeres marroquíes, al lograr en 2014 que su Parlamento eliminara del código penal el artículo que permitía a los violadores eludir la justicia si se casaban con su víctima, ayudaron también a las mujeres de Jordania, de Líbano y de Túnez que luchaban por ese mismo derecho ¡Y lo lograron en 2017!

Porque un derecho conseguido tiene la potencia de extenderse y de acorralar a los Estados que niegan ese mismo derecho a sus ciudadanas. Tiene la fuerza de deslegitimar a todos los que usan su poder para discriminar, someter o denigrar la dignidad de las mujeres. Difundamos los logros, sumemos las luchas ¡Viva el 8 de marzo!

Lola Liceras es la Coordinadora del Equipo de Mujeres de Amnistía Internacional España